giovedì 10 febbraio 2011

CUBA, entre sueños y esperanzas


di Ernesto Almaguer

Nacer a principios del siglo XX, posibilitó que conociera el verdadero rostro del capitalismo en Cuba. Su padre había sido un mambí a las órdenes de Máximo Gómez –se alzó a los 16 años--, una persona de una honradez extrema y con un alto sentido del decoro. Se indignó con el pago a los mambises, con el que se desmovilizó ese ejército popular: ¡no fuimos a la manigua por dinero!, era su sentir. Le entregó las monedas, que terminaron convertidas en pulso, guardado con celo junto al plomo que una vez lo hiriera en la batalla. No alcanzar la independencia y ver la marcha de aquella república, le causaba más dolor que el proyectil que atravesó su pierna.


Ninguna nación de este planeta tuvo que soportar sobre su espalda, en su Constitución, lo que fue la Enmienda Platt, la injerencia permanente de los Estados Unidos, que al decir del insigne Juan Gualberto Gómez “condenó a los cubanos a un estado de inferioridad bochornoso”. Nuestro José Martí lo había avizorado en su carta-testamento: “Con nuestra sangre estamos cegando, de la anexión de los pueblos de nuestra América al Norte revuelto y brutal que los desprecia”.

Varias veces recordó la historia de un estudiante universitario, a mediados de los años 30, que sólo tenía una muda de ropa para asistir a clases, con medias por suela de zapatos, quien perdió a su amor juvenil porque un político enriquecido gracias a los fondos públicos, le ofreció el futuro que aquel joven no podría darle. Para costear su matrícula, dependía de sus tres empleos. ¿Su sueño?, ser un abogado exitoso, tener un bufete, salir de la miseria. Nunca supo si lo logró.

Fue vecina de un sargento muy pobre, a quien su esposa tenía que zurcirle los uniformes. Sus grados lo frustraban, quería más. Una noche conspiró con otros militares y su sueño se cumplió: en un abrir y cerrar de ojos se convirtió en coronel. Su apetito creció, el imperio le echó el ojo y aunque hombres de razón murieron para evitarlo, llegó a ser Presidente de la República. Años después puso sus botas encima de la Constitución.

¡Todos repetían lo mismo! –me decía--, ¡prometo esto y prometo lo otro, pero lo robaban todo y el próximo lo hacia peor! Los crímenes y abusos eran cotidianos, ser joven era sinónimo de revoltoso y casi siempre se pagaba con la muerte.

Con pesar contaba que dos adolescentes pintores, sentados en una cafetería, revisaban con alegría las ganancias por la venta de sus cuadros, para comprar algunos alimentos, pero fueron sorprendidos por la policía –que sospechaba de todos--; recogieron apresuradamente sus cosas y trataron de huir, dos tiros dieron el alto y sus cuerpos inertes se sumaron a la larga lista de caídos, victimas de aquella dictadura.

Sus asesinos se paseaban por las calles impunemente, con prepotencia y arrogancia, exhibiendo escopetas y ametralladoras largas, persiguiendo esperanzas y sueños, para matarlas.

Congresistas de origen batistiano, descendientes de aquellos esbirros asesinos, desde sus butacas parlamentarias en la Florida, anhelan la devolución de las tierras que la Revolución entregó al pueblo. Sueñan con privatizar la salud y la educación, quieren “democratizar”, ayudar en una transición que nos haga vivir las historias que un día mi abuela me contó.

El Norte sigue siendo el mismo, por nuestras venas corre sangre criolla, mambisa, rebelde; este pueblo es heredero de Martí, seguimos luchando por nuestros sueños y más que alcanzarlos, toca defenderlos de aquellos que intentan convertirlos en pesadillas.

Sería una utopía que los enemigos de la patria reconozcan los logros y virtudes de esta sociedad –no es necesario--, los mambises de este siglo cabalgan por otras tierras, no importan las distancias, extienden su mano amiga llena de esperanza a los más desposeídos, los sueños del Apóstol se hicieron realidad, naciones hermanas repiten el nombre de esta pequeña isla, sus cuatro letras provocan admiración y nostalgia, símbolo de un movimiento liberador, es gritar bien alto: ¡Si hay Revolución, hay esperanza, si no hay Revolución, ni sueños ni esperanzas!

Fonte

Nessun commento:

Posta un commento

=============================================================

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

UN BLOG ALLA SCOPERTA DELLE PROPRIE IDEE

"La verità non è il bene assoluto, ma ciò che noi, in coscienza, nel corso di una nostra personale ricerca, e a seconda del livello di evoluzione e consapevolezza raggiunti, di volta in volta preferiamo ed eleggiamo come tale".


Follow us on FB!

Havana time

Rome time

Tourism in Cuba (video)

Related videos

Loading...

POST PIU' POPOLARI

SLIDESHOW

GET LOGO OF CUBA-ITALIA BLOG

Aggiungi il widget di Cuba-Italia blog al tuo sito. COPIA E INCOLLA IL SEGUENTE CODICE e aggiungilo come gadget HTML/JAVA SCRIPT (piattaforma Blogger):

<a href="http://cuba-italia.blogspot.com">
<img src="http://i1006.photobucket.com/albums/af182/giorgi-one/
LOGO_blog_7_little_crop.jpg" alt="Logo Cuba-Italia blog"
border="0" /></a>

Ed ecco come apparirà il logo sul tuo sito o blog:

Logo Cuba-Italia blog

Se hai un sito o un blog e sei interessato allo scambio link, scrivimi una EMAIL con il codice del tuo banner.

Recent Posts